La era de los objetos conectados ha venido para quedarse. Están suponiendo toda una revolución que viene a dar un giro sustancial en todos los aspectos de la vida, pero sobre todo con innovaciones muy significativas y positivas en el ámbito de la salud. La tecnología se ha convertido en una aliada para esas personas a las que les gusta cuidarse o que necesitan controlar su salud. Pulseras inteligentes o relojes inteligentes, son muchos los dispositivos que el Internet de las cosas para el deporte y el Internet de las cosas para la salud tienen para ofrecer al usuario.

Los relojes inteligentes se perfilan para el futuro como sustitutos de los actuales smartphones. Se han convertido en el regalo deseado para estas navidades, tanto que según los cálculos, los españoles van a gastar más de 200 millones en smartwatches. Cuentan con todas las características y ventajas de otros dispositivos con el plus añadido de su tamaño y su fácil portabilidad. Así, los relojes o pulseras inteligentes tienen pantalla táctil, sistema de protección de golpes y humedad. Vienen con acelerómetros, microchips y antenas, y los mejores softwares y sistemas operativos ad hoc. La siguiente meta es sustituir su minúsculo teclado por un sistema de reconocimiento de voz.

Objetos conectados para la salud: relojes inteligentes

Internet de las cosas para la salud

Para ser perfecto, a un dispositivo electrónico de este tipo solo le faltaba cuidar de nuestra salud. Y así lo hace. Los relojes inteligentes funcionan como monitor del ritmo cardiaco, cuantificando las pulsaciones. Además, estas pulseras inteligentes son capaces de medir el nivel de glucosa en sangre, el consumo de calorías y hasta las horas de sueño. Unas cualidades que hacen de esta tecnología una opción muy prometedora no solo para los más jóvenes, sino incluso para personas ancianas o que estén enfermas y necesitan una atención especial y personalizada.

Características que debe reunir un reloj inteligente

Es indiscutible que un reloj inteligente es un dispositivo muy goloso para cualquier persona y en especial para amantes de la tecnología y los gadgets. Es importante conocer cuáles son los requisitos que debe reunir un reloj para que, efectivamente, merezca la denominación de “inteligente”, es decir, que sea efectivamente un objeto conectado útil y práctico al usuario.

Un reloj inteligente debe conectarse a Internet, ya sea mediante Bluetooht o de forma inalámbrica y permitir hacer operaciones y actividades, como revisar notificaciones de las redes sociales o el correo. Es importante que la batería sea inalámbrica y longeva: debe durar un mínimo de 2 o 3 días. Además, debe poder conectarse con el iPad, el iPhone y otros dispositivos. Se busca la sincronicidad.

Con todos estos datos, el Intenet de las cosas augura un futuro conectado para todos, que aúna tecnología, deporte y salud. Y eso que todavía se encuentra en pleno desarrollo. ¿Qué sorpresas nos descubrirá dentro de pocos años?