Si tienes un cigarrillo electrónico o quieres comprarte uno,  ven y compra tu cigarrillo electronico en Archiduque Carlos  numero 23. Que bien lo hemos pasado, te voy a hacer un pequeño resumen de la apertura del nuevo colaborador que ahora distribuye E cigs y sus complementos en la Papelería kiosko Archiduque, en Valencia.

La mañana empezaba bien, Luciano, el propietario es un hombre muy simpático pero tiene sus manías, además tenía mucho lío con el tema de los libros del colegio, con encargos, vendiendo golosinas, etc..etc… pero nos dio manga ancha para organizarnos como quisiéramos.

Habíamos quedado a las 0930  pero Krystel cogió las 2 llaves del coche por lo que Jose no podía salir de casa, y  tuvo que volver a darle por lo menos una de las copias. Carolina no encontraba el sitio, el punto de referencia era el Estanco de Archiduque Carlos, también conocido como el estanco  del loco, me habían avisado que tenía algún cromosoma tocado, lo pudimos comprobar…

Total que empezamos con 15 minutos de retraso, ocupamos un trozo de la acera dónde pusimos nuestro stand, con los cigarros electrónicos, los atomizadores para que los clientes probaran los distintos sabores,  las boquillas de usar y tirar, panfletos, etc..etc…

Se pusieron las 2 super vendedoras ( Krystel y Carolina)  a enviarme personas para probar los cigarros electrónicos y empezaron las ventas.  Se empezaba a formar incluso cola,  no pasaba nadie por esa calle a esa hora sin saber que el kiosko de Luciano ahora vendía cigarrillos electrónicos y sus accesorios.  Empezaron los problemas cuando le ofrecieron los cigarrillos electrónicos al dueño del estanco, Krystel tuvo el detalle de decirle que siguiera vendiendo tabaco pero que él podía dejar de fumar.  Al poco tiempo vino su hijo, un  ciclao con cara de castor australiano, algo le dijo a Luciano, y salió de la papelería como si acabara de bajar de un caballo sin silla de montar….

compra tu cigarrillo electronico en archiduque carlos

El hijo de nuestro amigo

A los 10 minutos teníamos 2 encantadores policías locales pidiéndonos los permisos, pero no los de conducir.  Nuestro simpático estanquero había llamado a la policía para que nos echaran de alli. Así que desmontamos el stand y lo metimos dentro de la papelería pero seguimos repartiendo panfletos. Pasamos la mañana haciendo muchas demostraciones y ventas. Los vecinos estaban encantados y muchos de ellos dejaron de fumar ese mismo día con los kits Ego a 35 euros y aprovecharon la oferta del liquido gratis.

Además se alegraron muchos vecinos de poder  comprar el producto cerca de su casa, ya no tenían que hacer cola en los centros comerciales  para poder comprar los líquidos.  Alguna curiosidad que nos paso es que una mujer nos llamo por teléfono para venderle el kit a domicilio, le habían entregado la publicidad de los kits, pero la mujer no podía bajar a comprarlo así que fuimos para allá, Tele Kit Ego Express Take Away. Una vez en casa de esta mujer llamada Nuria, probó los cigarrillos y le encantó. el problema vino cuando me dijo que se había gastado el dinero en un cartón de tabaco y que si  era tan amable de bajar al Estanco del presunto cromosoma albino, para  decirle que me devolviera el dinero del cartón de tabaco puesto que no lo había empezado para que se pudiera comprar el Kit. Por supuesto que no lo hicimos, ya que el croissant tenía unos brazos como patas de gorrino, y necesitábamos nuestros dientes para poder vendiendo kits y ayudar a la gente a dejar de fumar. Otra curiosidad es que el el Estanco de nuestro querido amigo había una azafata haciendo una promoción de una marca de tabaco,  a la hora del almuerzo paso por delante nuestro y se fue con su kit Ego rosa.  Cuando ya pensábamos que la tarde se presentaría tranquila,  vino una mujer a probar el cigarrillo y cuando todavía no lo tenía en la mano…. se  desmalló. Menos mal que no había vapeado todavía, ¡¡ nos dió un buen susto!!

En fin, un día movidito pero muy satisfactorio,  ayudamos a que personas dejarán de fumar, Luciano vio que es un buen producto y lo contentos que se iban los clientes tras probar los cigarrillos electrónicos.