Las baterías externas son un accesorio muy práctico, a un precio asequible para todos los bolsillos y que complementan los smartphones. El uso cada vez más intensivo de los teléfonos, con descargas, conexión de 4G de cientos de aplicaciones –muchas de ellas con actualizaciones constantes en segundo plano–, geolocalización, llamadas ilimitadas, redes sociales…, acaban por saturar la capacidad de las limitadas baterías integradas. La solución pasa por usar este gadget, recargarlo y estar tranquilos, sabiendo que podemos tener una tabla de salvación para esos días de mayor actividad e hiperconectividad.

Baterías externas: una necesidad actual

Valorando la funcionalidad y ventajas que nos aportan, se deben tener en cuenta tres consejos para usar un criterio adecuado al elegirlas:

  1. Capacidad: Debemos evaluar la necesidad de energía extra que podemos necesitar, el uso más frecuente que realizamos. Si bien existen ofertas que pueden resultar llamativas, al ofrecer varias veces por duplicado el total de capacidad que tiene el teléfono, puede resultar un exceso si no se realiza nunca ese desgaste y estaremos cargando con más tamaño, peso y afrontando un coste superior para un aumento que nos sobra. La capacidad extra debe ser la justa y adecuada.
  2. Carga: Tan importante es la resistencia, para que aguante un ciclo de cargas numeroso, como el tiempo que nos va a llevar que se complete la recarga, toda vez que se vacía su energía. Hay veces que podemos tener el tiempo medido y lo que más nos interese sea una batería externa que nos dé una carga rápida y suficiente para el uso preciso y real que vayamos a requerir. No más, ni menos.
  3. Puerto: Generalmente tienen una entrada por microUSB, pero se prefiere el tradicional puerto USB ya que esto nos va a permitir aprovechar el propio cable del cargador que nos trae el teléfono y nos ahorramos cargar con más. Por otra parte, también resulta interesante que dispongan un sistema de paso que permita enlazar con el ordenador y el teléfono para sincronizarlo mientras la batería externa se carga, siendo el periférico intermedio entre ambos dispositivos, sin interferir en su conexión ni interrumpir el paso de datos.

Lo cierto es que las baterías de los smartphones se deben cargar en su totalidad, esto ayuda a una durabilidad mayor de las mismas. El hecho de disponer de una batería externa no implica que se pueda descuidar la que integra el propio teléfono, se puede dar el caso de tener una batería fundida que no presente capacidad suficiente de trabajo y la dependencia de la batería externa sea total, en cuyo caso la incomodidad sería tal que nos abocaría a tener que sustituirla. Para evitar estos inconvenientes, lo correcto es completar el ciclo: descarga y carga completas.

Seguridad y calidad

El problema con muchas baterías externas que existen en el mercado es que no tienen la capacidad total suficiente para permitir al smartphone que se recargue completamente y dejan su batería a la mitad de carga, no dan más de sí. Esto provoca que el efecto memoria se resienta y, al final, acabemos dañándola.

La autonomía de este aparato electrónico es un elemento sustancialmente válido, no podemos desdeñar que el gran avance que supone el teléfono es la independencia y libertad que nos ofrece. Se valora también la fiabilidad y seguridad, se conocen casos de baterías que explotan y falsificaciones de firmas que, si bien, parecen ser un ahorro en primera instancia, son peligrosas y una completa estafa porque no presentan garantías ni información suficiente para reclamar por los daños causados. Arriesgarse a invertir en aparatos mediocres es jugársela, podemos destrozar el teléfono y causar un problema mayor del que luego nadie se va a responsabilizar.

Power Bank Samsung

Powerbank de Samsung

Los modelos powerbank de Samsung no tienen ese problema, pues vienen con el doble de capacidad que traen los teléfonos y así no se causan daños a largo plazo a las baterías internas del aparato. Una mejora muy relevante que el consumidor debe valorar si quiere conservar en buen estado su apreciado teléfono.

También resulta ventajosa esta capacidad extra de carga porque facilita un uso mayor del teléfono en caso de necesidad, completando los ciclos de carga en su totalidad y, si fuera el caso, podremos incluso aprovechar el espacio de más que incorpora para poder cargar otros dispositivos como un segundo teléfono o una tableta. Sin duda la elección es más que interesante, valorando así la batería externa power bank como la mejor de las decisiones que el mercado tecnológico actual ha desarrollado, conviene valorar este punto favorable para acertar en la compra.Con toda esta información, puedes optar por la calidad y confianza de una buena marca, sentirte respaldado en todo momento y tener un accesorio seguro, con buenos acabados y las mejores prestaciones.

Aquí os presentamos los tres modelos más populares de Samsung:

 

Un smartphone es una gran inversión hoy en día que merece estar acompañado de una batería externa que esté al mismo nivel de eficacia, innovación y valor añadido.