En muchas ocasiones, una simple carga de la batería de nuestro teléfono podría no ser suficiente. Atender llamadas, mensajes y correos electrónicos va minando poco a poco la autonomía de nuestro terminal, hasta que se queda exhausto, se apaga y nos deja prácticamente incomunicados. Una solución a este problema pasa por hacerte con una batería externa o power bank, que conectaremos a nuestro smartphone o nuestra tableta, si vemos que la pila de nuestro aparato se va agotando. Una powerbank de 2.600 milamperios (mAh) puede ser la solución a nuestros problemas.

Un empujón para sobrevivir

Las power bank de 2.600 milamperios son unos dispositivos estupendos para dar un pequeño empujón a las baterías moribundas de nuestros smartphones o tablets. Además, los precios de estas baterías son muy ajustados. Por lo general, sirven de soluciones de emergencia para aquellas personas que se quedan sin batería en sus respectivos terminales, pero tienen previsto llegar a sus hogares (u oficinas) para poder enchufar sus aparatos a la red eléctrica. Nunca está de más llevarlas en el maletín de trabajo o la bolsa de viaje. Apenas ocupan espacio y pueden servirnos de gran ayuda, si tenemos pensado pasar muchas horas fuera de casa y someter al dispositivo a un gran uso.

Asimismo, debemos destacar la facilidad de uso de estas baterías externas. Son dos los pasos que debes seguir para estar preparado. Por un lado, la power bank se conecta a la red eléctrica a través del cable USB que traerá de serie. Una vez cargada, nos avisará de que podemos desenchufarla gracias a unas luces que suele llevar incorporadas. Tras ello, solo tenemos que estar pendientes de que nuestro teléfono necesite una pequeña aportación de energía. Para ello, bastará con enchufar la power bank al conector de carga de nuestros teléfonos o tablets.

También en vacaciones

Sin duda alguna, uno de los usos que han caracterizado a los smartphones, en los últimos tiempos, han sido los de cámaras. Su potencial gráfico ha hecho que sean muchas las personas que decidan inmortalizar sus vivencias mediante su teléfono. También debemos recordar que los servicios de mensajería instantánea prestados a través de múltiples aplicaciones son prácticamente unas extensiones más de nuestro cuerpo. Pero esto también consume batería. De esta manera, las power bank son unas opciones maravillosas para correr cero riesgos en vacaciones, momentos en los que solo volvemos a casa o al hotel para descansar.

Power Bank 2600 mah

Por todo ello, una alternativa para evitar que nuestro aparato desfallezca pasa por contar con una pequeña batería externa de 2.600 milamperios. Su reducido tamaño y buen precio harán que nos salga una sonrisa cuando nuestro teléfono se vaya quedando sin batería y recordemos que llevamos esta coqueta power bank en la mochila.