La tecnología avanza sin freno y una de las innovaciones emergentes es la carga inalámbrica de los dispositivos de baja potencia. Los teléfonos móviles actuales o smartphones son los principales beneficiarios, ya que pueden cargarse sin necesidad de cables como se había hecho, y como se sigue haciendo, hasta la fecha.

Hay significativas ventajas en el cargador sin cable: una de las principales es que no tienes que estar pendiente del cargador en ningún momento, basta con dejarlo sobre un cargador wireless, por ejemplo, para olvidarte por completo de los cables.

La carga inalámbrica requiere más tiempo

Aunque es una ventaja poder contar con esta opción en el Samsung Galaxy S7, es cierto que la carga convencional por cable sigue siendo mucho más rápida. Un S7 tarda en cargarse al 100 % unas tres horas con poco uso, un procedimiento entre un 15 y un 30 % más lento que la carga normal. Pese a la tardanza, la carga inalámbrica es excelente, ya que resulta más cómoda, sobre todo cuando el uso del móvil es constante.

Diferentes modelos de carga inalámbrica

Al tratarse de un nuevo accesorio que rompe con lo que ya hay en el mercado, las empresas se han lanzado como posess a la creación de multitud de tipos de cargadores inalámbricos. En Amazon hay cargadores inalámbricos desde precios asequibles hasta precios algo más costosos, incluidos productos oficiales (recomendados) y no oficiales.

La base inalámbrica de carga rápida oficial de Samsung es el conocido como Samsung EP-NG930, adecuado tanto para el Samsung Galaxy S7 como para el Samsung Galaxy S7 Edge. Este accesorio cuesta actualmente 37 euros (algo menos de segunda mano), es compatible con la tecnología Qi (cargador por inducción), tiene una fuente de alimentación USB, no pesa ni 200 g y cuenta con una función de apagado automático que te evita las sobrecargas innecesarias.

El modelo oficial de Samsung se puede encontrar en el mercado en color negro o blanco y es compatible no solo con móviles de Samsung, sino con todo tipo de smartphones que estén adaptados a la tecnología Qi. El modelo blanco también permite la conexión de los móviles Note 5 y S6 Edge.

Otro tipo de cargador inalámbrico interesante, aunque no oficial, es el Ugreen Wireless Quick Charger QC 2.0. Es algo más grande que el oficial de Samsung, con un peso de 340 g y puedes programarlo para que se desconecte automáticamente cuando el móvil está completamente cargado.

Sin duda, la carga inalámbrica acabará sustituyendo, aunque no eliminando del todo, a la carga de toda la vida, ya que se trata de un sistema cómodo, elegante y que no ocupa nada de espacio en un escritorio de trabajo e, incluso, es transportable.